Calendario

Agosto. 2017
LunMarMierJueVierSabDom
 << < > >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Anuncio

¿Quién está en línea?

Miembro: 0
Visitante: 1

rss Sindicación

22 Mar 2013 

Si alguien creyó que con el triunfo del No la izquierda peruana se fortalecería, sin duda estaba completamente equivocado. Si bien es cierto esto se preveía, la maldición de la izquierda en comicios eternos todavía continúa y continuará si no encuentra un líder honesto de ancha base que sepa canalizar todos los votos y simpatías que arrastran las diversas agrupaciones sociales y políticas que flotan como islas en un archipiélago nacional aislado uno de cada otro aunque hablen el mismo idioma.

¿La gente votó por Susana Villarán? NO. Aunque suene perogrullo. La gente votó por evitar un cambio, por miedo, por desinformada o porque creyó que estaba en peligro la institucionalidad democrática de un sistema de consulta popular revocador que los mismos políticos que se rasgaron las vestiduras por esta revocatoria, la propiciaron años atrás.

¿Quiénes ganaron? Sin duda ganó la democracia, los que creen en los valores adherentes a la libertad y la justicia, los que todavía confían en el sistema electoral que se encarga de elegir autoridades, de sacarlos si no cumplen y de darle justicia política a través del escrutinio. Ganaron los electores quienes participaron de una fiesta democrática, aunque valgan verdades estuvo ausente el debate y las ideas, y más bien se empoderaron los insultos, las zancadillas y hasta el lenguaje procaz.

¿El Partido Aprista ganó o perdió?, interesante dilema que mi amigo Javier Barreda elucubró en un impecable artículo hace unos días. Sin embargo creo yo sinceramente que ganó. ¿Por qué? Muy simple, el aprismo no participó de las dos últimas contiendas electorales que se suscitaron el país, estaba adormecido y hasta atareado, cuestión imperdonable para un partido con la historia que arrastra éste. El ejercicio político de debatir, manifestar, opinar, representar y movilizar, hicieron que el partido del pueblo resurgiera otra vez en las calles y tomara protagonismo, más aun cuando los verdaderos personajes que iniciaron la revocatoria se fueron autoexcluyendo por su postura o porque no daban talla a una contienda política de vida o muerte, situación que el Apra ducho en estas lides, asumió por convicción y lealtad a sus principios.

En conclusión,  los que votaron por el “SI” lo hicieron con más convicción que los que votaron por el NO, quienes como ya explicamos, más lo hicieron por mantener la situación en completa “tranquilidad” y así evitar “sobresaltos” en la democracia que aquejen en el futuro a uno u otro. Partiendo de ello, aducir que Villarán está expedita para las próximas elecciones después de estas contiendas electorales es alucinar más que Gregorio Santos fuera presidente. Aunque “Tierra y Libertad” de Maritza Glave crea lo contrario.  

¿Qué otros partidos se vieron fortalecidos? Perú Posible trató de levantar cabeza y embanderar el NO con Annel Townsend, sin embargo pocos encontraron su afiliación a la causa por un tema partidario, por el contrario, vieron su afiliación por una cuestión independiente, la poca presencia de Toledo no ayudó a describir la situación y el poco caudal electoral de la chacana se hizo humo y no reflotó.

Lourdes salió a la palestra otra vez, aunque decir que gracias a esta elección las presidenciales están a la vista es descabellado, pues el PPC no es el Perú, tal vez Lima, pero no más, y como ya escribimos líneas arriba, el voto del NO fue por todo menos por convicción, ni partidismo. Pensar en las próximas municipales si sería una buena opción para los Kids de Bedoya Reyes.

El fujimorismo y el oficialismo brillaron por su ausencia, el primero ya lo sabemos, porque no deseaban “quemarse” con un pleito que en principio asumieron, pero con los días hicieron que se cruzaran de brazos y silbaran mirando al techo. Sin duda su agenda estaba en otro lado. Los segundos no estaban dispuestos a arriesgar por Villarán, aunque el pase de Favre haya sido tal vez lo mejor que pudieron hacer en beneficio de Susanita

Finalmente Castañeda con Solidaridad Nacional perdieron tanto por no salir a dar la cara en vez de darla, cuando todos sabíamos que él también empujaba desde la oscuridad. Lo único que ganó es a una Juárez que podría ser su delfín en las próximas lides ediles.

El escenario no es el mismo ahora, la victoria pírrica de Villarán se hará inviable en su gestión cuando se encuentre tal vez con una oposición que le dé la contra a todo, que lejos de continuar avanzando, sin duda, neutralizará las pocas buenas intenciones que tenga en mente, volviendo al principio de la idea original de este artículo, que la maldición de la izquierda peruana parece ser sempiterna y por las eternidades.

. 

Admin · 555 vistas · 1 comentario
Categorías: LITERATURA
17 Nov 2012 

 

Los mantos de la inmortalidad caen sobre sus hombros y se creen dioses, los que están en el ruedo, apretados por el fuste y las posaderas, embelesados entre tanto jolgorio malsano y adormecidos por la sangre que les salpica desde los lomos del cuadrúpedo que gime en silencio por su infortunio; y los otros dioses, esos que beben el liquido de Bacon entorpecidos por sus flagelos y las torturas que papá
les enseño a admirar desde mozalbetes, tan igual como odiar a los cholos, a los serranos y a los negros…


Allí están en la tribuna y los palcos gritando olé , olé, olé, mientras que sus rubias acompañantes flirtean con lo frívolo, entre el tacón europeo que subleva con la moda y cachetea con su paso a los jovenzuelos bajopontinos que luchan inexpugnablemente por cuidarles el honda civic, el mercedes y la camioneta de turno, con el perfume que perfuma su conciencia de la tarjeta llena y el estomago de su sirvienta vacío, y de la nana maltratada que lleva a los pequeños con su uniforme oficial, más limpio que la otra, con el olor del tinte de la otra acompañante, del otro visitante, quienes murmuran señalando con las cejas al empresario exitoso que pronto será o al apellido compuesto que pronto les
hablará, o al hijo de aquel que pronto crecerá, y será un buen partido para la nena de la casa…..


Allí están todos levitando bajo las almohadillas doradas que sus sirvientes de siempre, los populachos palomillas del Rímac disputan por tirarle bajo las ancas para recibir algún billete de cincuenta soles que así nomás no ven  a diario, solo en sus sueños y en la Plaza de Acho cada semana de noviembre, por cinco fechas entre el tumulto, el sudor, el sufrimiento y el eterno  a anticucho con rachi de la tía Esperanza del Jirón Libertad….


Allí están los de siempre, con la bota llena de vino y la garganta reseca de aquella mezcla infame que entra por las fosas nasales y llega en camionadas presurosa desde el VRAE, ese valle horrible que insultan desde su portentosa oficina cada lunes al leer el periódico antes del Comité…Allí están con el habano insidioso haciendo jeroglíficos en inglés entre los aires y los Ray Ban tapándole los ojos de placer ante cada banderilla incrustada en el mamífero… entonces la tarde se
presta para gritar como en Roma hace miles de años atrás…Olé, olé, olé….  Mientras la saliva se acumula entre los labios, en contraste con la vena erguida que se asoma desde el cuello…. 


Abajo un festín, sangre por doquier, arte, arte en vivo, no es un Picasso, no es un Baudeliere, no es un párrafo del Quijote ni un poema de Borges, no es un trazo de Van Gogh ni una escena de Fellini, no es la voz de Ima Sumac, ni la foto de Chambi, no es nada de eso, ¡que va! Es más que eso, es un toro diezmado y cansado, agonizando con
la estaca  capturando el poco oxigeno que queda entre la plaza, entre la humareda de orgullos y vanidades que opacan cualquier aire fresco, entre los pechos erguidos de un privat al fuste, que se enternecen por los movimientos de un torero poco varonil y le aplauden, le echan hurras y le festejan cada muletazo….no es el arte de la vida, del nacimiento, por el contario, es el arte de la muerte, de la negra y aciaga muerte que los levanta en pesadillas desde sus roperos llenos de cadáveres en
tantos años de guerra interna….


Allí están los toreros españoles en tierra ajena, en la tierra que colonizaron hace un par de siglos  atrás saliendo en hombros festivos admirando y saboreando la gloria, olvidándose de Mariano Rajoy y de los indignados y de la hipoteca de la casa que los llevó a la bancarrota europea…allí están eternizando su burla a los indios peruanos que los adulan y admiran…


Admiran sus quiebres, sus afeites, sus bailes sobre la arena, admiran sus manos ensangrentadas que cogen la oreja y el rabo sobre los cielos, mientras la hijita de papá desde el palco oficial regala una sonrisa cómplice de sensualidad y de tortura indiferente… 


Allí están, son los mismos de siempre, los que con una sola llamada entierran cualquier proyecto de ley contra la corrida de toros en el Congreso, los que ponen cada gobierno al ministro de Economía, los que se asustan con los paros y las huelgas, pero no se asustan con el futuro de su hijo cuando plácidamente sonríe frente a la sanguaza de la plaza y el matao…Esos son los mismos de toda la vida, los que
fungen de intelectuales porque tienen grandes bibliotecas y estudios con libros vírgenes y jamás tocados, los que opinan de la política del país sin desdén por los que no comen en provincia, los que en nombre de Dios vetan una exposición en Miraflores, y en nombre de la patria nos arrebatan la Casa de la Literatura para seguir conspirando entre sus columnas y transvestidos de diplomacia, contra el sentimiento y la razón de cada peruano. 
 



Admin · 712 vistas · 0 comentarios
Categorías: LITERATURA
31 Oct 2012 




SUSANITA LA ROJITA



Susanita es de aquella promoción de izquierda que apareció gracias a los atributos y cualidades de Alfonso Barrantes, “Frejolito”, aquel líder de izquierda que pudo haber sido, pero que su propia gente se encargó de mandarlo a la congeladora histórica con larga lista de aquellos que pudieron serlo, pero no lo fueron. 


Susanita tal vez es la excepción del clásico personaje de izquierda que  se resiste a la verdadera interpretación del marxismo, a aquellos intelectuales que comprendieron a Mariátegui, pero nunca entendieron las corrientes e
ideologías políticas que sustentaron la tesis mariateguista, de esos personajes que protestaron toda la vida pero que cuando estuvieron a punto de ser gobierno ellos solo se lo negaron, o lo que es peor, no supieron apreciar el
inconmensurable poder que tenían en sus manos y decepcionaron a sus electores.


La historia peruana de la izquierda es cruel y paradójica, por un lado sus artífices lucharon muchos años por su
reivindicación política y social buscando ser aceptados en el sistema con un discurso obsoleto y decimonónico, y cuando lo obtuvieron lograron la desesperanza del pueblo debido a su feble nivel de acción y su lerdo y cavernario sentir de ejecución desde donde administraron, sea municipios,
gremios, asociaciones, ministerios u otros. 


Tal vez solo en sus oenegés o como docentes en las universidades lograron matizar simpatías, esto debido más que todo a que no estaban fiscalizados por ningún control estatal o mejor aún para ellos, sin estar expuestos al escrutinio popular. De manera que allí su
discurso si caló y encajó perfectamente.


Por otro lado las zancadillas propias de sus entrañas endógenas y su poco compañerismo, adicionado a su inexperiencia para gobernar, hicieron que los que llegaran lejos en un cargo, virarán cautelosamente hacia otros rumbos ya sea por convicción, por presión o por condescendencia con la derecha imperante que cuida el Estado sin que nadie se lo haya pedido desde ya hace más de un siglo (SÍ O NO HUMALA???).


En la política como todo en la vida existen dos tipos de personas, los que ministran y los que administran. Los de izquierda son tal vez los primeros, porque administrando
nunca lo hicieron bien. Gritan, protestan, nos dicen cómo se deben hacer las cosas, nos enmiendan la plana, nos critican, dan opiniones de expertos, son sabelotodo, pero cuando les toca, se encogen como el gato cuando ve al perro. Los bolcheviques son un claro ejemplo de la Europa de principios de siglo, engendro que además, nuestros amigos de la izquierda irracional admiran y sostienen todavía en el 2012 (Patria Roja, CGTP, SUTEP, entre otros más). 


De manera que no nos debe sorprender que Susanita no solo no tenga apoyo de su militancia o del colectivo que la vio con simpatía al votar por ella, sino que además despierte resquemores y antipatías gratuitas de la derecha, y de su propio colectivo ideológico.


¿Qué se le critica a Susana?


¿Su lento accionar frente a los grandes problemas de Lima como son la inseguridad y el orden del transporte? O
tal vez ¿actos de corrupción? 


Con tan poco tiempo y con anteriores gestiones pusilánimes o entroncadas en las mafias que gobiernan Lima, no es
fácil exterminar la delincuencia y ordenar el transporte en un año o más que eso. El que no haya cambios rimbombantes y exorbitantes en Lima tampoco es
pretexto para criticar. Corrupción, nadie ha comprobado algo al respecto.


¿Quiénes la critican? 


Los ex municipales que se quedaron sin chamba o tal vez no quieren que se sepa nada de temas como Comunicore por ejemplo, los transportistas que manejaban las rutas de Lima y Callao a su antojo, los comerciantes que imperaban en la tierra de nadie junto a delincuentes y mafias parasitarias que trafican espacios, tiempos, lugares y
puestos. Y claro está, la eterna derecha mediática que no perdona el pasado insignificante de nuestra izquierda comunista y marxista que se asoció torpemente al terrorismo para sobrevivir.


El Metropolitano no es una maravilla de transporte pero valgan verdades te aminora los tiempos y es una opción que antes nadie intentó. Critican su lento accionar del orden de transporte, pero cuando se hace una obra como ésta también la critican…. ¿entonces?


En el caso del Mercado de la Parada era necesario terminar con un problema que se había inoculado ya hace más de 40
años en un “emporio comercial” que alimentaba no solo el desorden y el caos, sino además la formalidad, la delincuencia, el lumpen organizado, el tráfico de drogas, el alcoholismo, y sobre todo la germinación de graves enfermedades como el TBC y la Tifoidea (VER ESTADÍSTICAS DEL MINISTERIO DE SALUD).


No voté por Susana Villarán, no me es afín ideológicamente, tal vez no votaría por ella en otra ocasión, solo me simpatiza por el trabajo que hizo por la policía algunos años atrás y porque es una melómana empedernida tan igual como este humilde servidor; sin embargo me resulta injusto el cargamontón que se le hace por intentar hacer algo que nadie se atrevió a hacer.  


Si la revocatoria procede como al parecer se entiende, entonces estaríamos ante una nueva historia repetitiva de
la izquierda, de negarnos una buena alcaldesa que pudo haber sido y no lo fue, por la insana amargura afiebrada de su clan endógeno que siempre se margina, y sobre todo, por la de sus eternos rivales que atacan siempre y nada los satisface.



Admin · 736 vistas · 0 comentarios
Categorías: LITERATURA
14 Oct 2012 

 


La familia de Alberto Fujimori cumplió su propósito, dividir al país, polarizarlo y volver a poner sobre la mesa al fujimorismo resistente que se niega a desvanecerse aun cuando tiene presencia en el Congreso, pero aun no logra despegar ideológicamente.

 

Tal vez porque el fujimorismo como ideología es fútil, inconsistente y volátil. Se basa en “logros pasados”, mas no en una plataforma coherente de objetivos y finespolíticos, económicos, sociales y ambientales a largo plazo. No tiene ideario, ni militancia activa ordenada (el 80% de sus congresistas electos son invitados), y los otros, si bien son muy duros de roer, representan cada uno a pequeños grupos dentro del archipiélago fujimorista que trascendió hasta el 2012.

 


Al distar mucho de un partido, sus líderes no logran ponerse de acuerdo, no hay consensos ni acuerdos, es por ello que Keiko sola no logra canalizar una representación formal de oposición frente a un Gobierno lleno de errores que ya quisiera tener cualquier oposición en el planeta. De manera que un indulto a la cabeza histórica de su agrupación,  al génesis de su colectivo, es un paso importante para consolidarse una vez más en el inconsciente de la población que casi siempre olvida, y que reivindicaría sus interés, más allá de el otro interés que también interesa a la familia: la salud del ex dictador.

 

El indulto en toda democracia es válida. Le compete al presidente de la República y no tiene tiempo de decisión y resolución. Sin embargo el ponerlo sobre el tapete obliga al Gobierno a declarar y aclarar un tema que podría quemarle y reventarle en la cara, más aún inmerso en una inexperiencia consumada que lo entorpece desvariadamente en su lenta reacción. Por el contrario para el fujimorismo,

tenerlo en primeras planas lo más que se pueda, será importante para adquirir el protagonismo que hasta la fecha le ha sido esquivo por su tardía y poca respuesta ante las taras circunstanciales del Ejecutivo.

 

 


Si el Gobierno dilata esto, le daría escarnio a los fujimoristas para aparecer mediáticamente cuantas veces quiera. Si responde de inmediato tal como parece ser según el mensaje de Humala, aunque no muy claro. Puede adelantarse a todo acontecimiento social que cunda
con desbordarse.

 

 


Aquí surge una disyuntiva que tal vez el Ejecutivo ya haya tomado en cuenta: Si le otorga la gracia del indulto perdería de inmediato al poco bastión nacionalista que le queda de la primera vuelta, el bastión fiel y duro que a pesar de la “Hoja de Ruta” se mantiene firme levantando el estandarte de la olla. Aquel que aceptó su transformación, pero que no aceptaría de ninguna manera algún gesto para el nipón.

 

 


Si no lo hace, como ya comentamos, podría derivarse a otro grave problema que el Gobierno no quiere, que se le caliente la calle y el Congreso, además de la mortal indiferencia y desdén de la derecha que lo gobierna desde el 28 de julio del año pasado.  

 

 


¿Es Fujimori indultable? Caritativamente sí, por la edad y por su enfermedad. Políticamente incorrecto, por la transcendencia que simbolizaría el mensaje que le daría a la sociedad. Es decir una reivindicación que no merece. Expliquemos:

 

El país todavía no ha terminado de entender la importancia de la política en su vida diaria, la corrupción, los malos hábitos de hacer política, la delincuencia institucionalizada que se vislumbra hasta ahora en ciertos poderes públicos no amilana la conciencia de sus habitantes y activos, quienes todavía desconfiamos del aparato público y del sistema que nos es ajeno.

 


Fujimori fue un dictador por naturaleza, con todos sus componentes sin duda, corrupto, represor, anticonstitucional y violador de derechos humanos; y lo escribo con toda la convicción que me dan mis recuerdos en las calles entre el fragor de las bombas lacrimógenas y las luchas en todos los espacios públicos donde nos tocó dar pelea. Ese comportamiento tirano en donde millones de dólares de nuestras arcas
se perdieron y decenas de almas inocentes se desaparecieron en fosas y olvidos llevó al susodicho a ser enjaulado con justa razón. Entonces darle una gracia a su pena inconclusa no sería más que convencer a la historia que en nuestro país se hace lo que se quiere, cuándo quiere y dónde quiera, sin que se pague gracias a la impunidad que siempre abriga a los poderosos en nuestro país. Es decir el más popular, el que más dinero tiene, el que más tarjetas de amigotes conserve en la billetera.

 

 


No hemos todavía siquiera aprendido la lección, es más no hemos siquiera aceptado el perdón y la reconciliación que significó la entrega del “Informe de la Comisión de la Verdad”, por el contrario, esos mismos fujimoristas que hoy se desgañitan en la pasión de un “cáncer” en su líder, son los mismos que la denostaron, la ningunearon y la siguen objetando sin compasión ni indolencia alguna por sus semejantes y por las miles de victimas que significó la lucha contra el terrorismo.

 


Entonces qué clase de patria se desea si nos desgarramos en la decadencia de un dictador en su desgracia, pero que mezquinamos y ufanamos en la vida de un rondero, o una niña, o un suboficial, o una campesina en la indómita sierra del Perú.

 


 

Es caso seguro que Fujimori no representa ningún temor para la coyuntura política del país, ya que las coordinaciones que podría hacer en su casa bien podría hacerlas desde su celda, pues sabemos que espera el indulto para disfrutar de la compañía de sus familiares y tal vez jugar con sus nietos los últimos años de su vida que le quedan. Pero si se le otorga la gracia presidencial correría peligro la historia, esa historia peruana que no progresa en su conciencia ni duerme tranquila precisamente porque los violadores e infractores de la ley siguen pululando libremente por sus calles, sin que hayan perdido perdón, y sin que siquiera muestren la humildad del arrepentimiento que representa haber ofendido a la constitución, a los valores de una nación, pero sobre todo, al haber interferido e interrumpido súbitamente en la vida terrenal que solo Dios nos otorga y nos quita.

 



Admin · 564 vistas · 0 comentarios
Categorías: LITERATURA
28 Sep 2012 

 

 Nuestra televisión local no dista de otras televisiones mundiales, es racista en extremo, es machista y sexista hasta el descontrol, y sobre todo; es simplona y nada educativa. Desmenucemos….

Los noticieros o programas informativos no informan, algo que desde ya es negativo, peor aún: desinforman a la sociedad, con temas triviales ligados a la chismografía, a la delincuencia y a la corrupción, haciéndonos creer que solo eso pasa en el mundo, que solo la vida está lleno de cosas aciagas, tristes y desgarradoras. Jamás empieza un noticiero con un tema de revaloración de las normas morales como por ejemplo la devolución que hace un taxista de una billetera  a un turista, o una campaña de servicio comunitario o de caridad o algo parecido. Las voladas o avances de nuestras noticias siempre son violaciones, asesinatos, pornografía, broncas, pandillaje o asaltos. El morbo varía la hora del noticiero, más no el patrón diario.

Las telenovelas que deberían ser en la práctica adaptaciones de novelas  y grandes libros para la televisión son la misma historia de siempre, la hermana que se enamora de su hermano porque sus padres tuvieron algún affaire indecente fuera del matrimonio, algo que distorsiona la mente de nuestros niños al creer que eso pasa siempre, o peor todavía, que sea la realidad.

El menú de la tarde es todavía insalvable, ver chicos y chicas frívolos mostrando sus cuerpos y compitiendo por nada, incentivando a la guerra y a un machismo arraigado que el peruano disfruta sin sentido. Por la noche la chismografía en su máxima potencia, programas deportivos que solo pasan fútbol, y las mismas noticias de la mañana pero con otros nombres, con nuevos personajes, con infidelidades y patanerías de parejas que llegan al descontrol por aparecer en televisión.

Los programas cómicos del fin de semana que deberían juntar a la familia nos muestran sketchs de doble sentido, machistas y racistas, con vedettes que muestran más de lo que hablan, y con constante incitación a la chabacanería, homosexualidad y la deshonestidad.

¿Qué hacer?  Para empezar, entender que el peruano ya se acostumbró a esa programación, y la quiere, la busca, es adicto a ella, la rebusca sin mucho esfuerzo, y si no se la muestra, la encontrará en el zapping local de todas maneras. ¿Reeducarlo?, es posible, pero con ayuda de las escuelas, de los periodistas y de los dueños de estos medios, quienes deben asumir el compromiso de emitir en sus frecuencias programas culturales y de sentido reflexivo que lo ayuden a progresar como persona y como ser social inteligente, con metas, con toma de decisiones, que elucubre y razone, alimentando y reforzando sus normas morales, su deber cívico, y su espiritualidad.

Aquí también entran dos aliados y actores fundamentales: Los auspiciadores y el Estado.

¿Cómo concientizas a la población sobre normas de conducta y estilos de vida como qué ver o qué buscar en la televisión? Solo con un trabajo pormenorizado, lento, largo y acucioso; involucrando responsablemente a todos sus activos participantes, artistas, televidentes, organizaciones de control, fiscalización y regulación; a todas las instituciones religiosas, de todas las creencias, a los empresarios y por supuesto, la cabeza principal: El Gobierno con el presidente y sus ministros en primera fila.

Una campaña mediática, aprovechando la coyuntura que vive la población con la muerte de esta joven participante de un talk show sería efectiva en estos momentos. Solo así, no pasaría al olvido como tantos otros casos que hemos vivido descarnadamente y que se enfriaron en su momento llegando al éxtasis del cinismo retocado de vez en cuando.

Por otro lado, los padres también deben considerar buscar alternativas para sus hijos en vez de la televisión y la internet: ofrecerles con todo derecho y deber un buen libro, momentos de conversaciones, más paseos y salidas en familia, visitar lugares y establecimientos culturales como el teatro, el cine y los museos, entre otros, conllevarán a una mejor comunicación entre ustedes, y a una mejor educación sobre qué ver y qué no ver.

El gran Mirko Lauer dice que nos hemos acostumbrado a vivir de mentira en mentira, somos parte de una sociedad llena de mentiras, esto hace que los programas donde aparentemente se dice la verdad nos llamen la atención. Paradójico, pero cierto, cuando debería ser más bien al revés. He allí el éxito de algunos programas.

Es momento de prescindir de la tevé….

¿Es posible vivir sin Laura Bozzo, Magalys, Combates, peluchines y Al fondo hay sitio? Si es difícil pero no imposible, pero para que vaya ensayando y no muera en el intento, cambie ahora mismo al canal 7- IRTP, y por lo menos encontrará algo de que sentirse satisfecho y con la conciencia limpia de mirar al lado de su hijo una televisión, sin impúdicas alusiones, ni preguntas que a veces, nos cuesta trabajo responder a un niño.

Todo a su tiempo decía un gran escritor colombiano, es tiempo que acabemos con la malsana tevé de nuestro país, por el bien de nuestra cultura nacional.



Admin · 571 vistas · 0 comentarios
Categorías: LITERATURA

1, 2, 3, 4  Página siguiente