Calendario

Abril 2019
LunMarMierJueVierSabDom
 << < > >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930     

Anuncio

¿Quién está en línea?

Miembro: 0
Visitante: 1

rss Sindicación

31 Oct 2012 - 19:47:17

LA HISTORIA DE SUSANITA LA ROJITA




SUSANITA LA ROJITA



Susanita es de aquella promoción de izquierda que apareció gracias a los atributos y cualidades de Alfonso Barrantes, “Frejolito”, aquel líder de izquierda que pudo haber sido, pero que su propia gente se encargó de mandarlo a la congeladora histórica con larga lista de aquellos que pudieron serlo, pero no lo fueron. 


Susanita tal vez es la excepción del clásico personaje de izquierda que  se resiste a la verdadera interpretación del marxismo, a aquellos intelectuales que comprendieron a Mariátegui, pero nunca entendieron las corrientes e
ideologías políticas que sustentaron la tesis mariateguista, de esos personajes que protestaron toda la vida pero que cuando estuvieron a punto de ser gobierno ellos solo se lo negaron, o lo que es peor, no supieron apreciar el
inconmensurable poder que tenían en sus manos y decepcionaron a sus electores.


La historia peruana de la izquierda es cruel y paradójica, por un lado sus artífices lucharon muchos años por su
reivindicación política y social buscando ser aceptados en el sistema con un discurso obsoleto y decimonónico, y cuando lo obtuvieron lograron la desesperanza del pueblo debido a su feble nivel de acción y su lerdo y cavernario sentir de ejecución desde donde administraron, sea municipios,
gremios, asociaciones, ministerios u otros. 


Tal vez solo en sus oenegés o como docentes en las universidades lograron matizar simpatías, esto debido más que todo a que no estaban fiscalizados por ningún control estatal o mejor aún para ellos, sin estar expuestos al escrutinio popular. De manera que allí su
discurso si caló y encajó perfectamente.


Por otro lado las zancadillas propias de sus entrañas endógenas y su poco compañerismo, adicionado a su inexperiencia para gobernar, hicieron que los que llegaran lejos en un cargo, virarán cautelosamente hacia otros rumbos ya sea por convicción, por presión o por condescendencia con la derecha imperante que cuida el Estado sin que nadie se lo haya pedido desde ya hace más de un siglo (SÍ O NO HUMALA???).


En la política como todo en la vida existen dos tipos de personas, los que ministran y los que administran. Los de izquierda son tal vez los primeros, porque administrando
nunca lo hicieron bien. Gritan, protestan, nos dicen cómo se deben hacer las cosas, nos enmiendan la plana, nos critican, dan opiniones de expertos, son sabelotodo, pero cuando les toca, se encogen como el gato cuando ve al perro. Los bolcheviques son un claro ejemplo de la Europa de principios de siglo, engendro que además, nuestros amigos de la izquierda irracional admiran y sostienen todavía en el 2012 (Patria Roja, CGTP, SUTEP, entre otros más). 


De manera que no nos debe sorprender que Susanita no solo no tenga apoyo de su militancia o del colectivo que la vio con simpatía al votar por ella, sino que además despierte resquemores y antipatías gratuitas de la derecha, y de su propio colectivo ideológico.


¿Qué se le critica a Susana?


¿Su lento accionar frente a los grandes problemas de Lima como son la inseguridad y el orden del transporte? O
tal vez ¿actos de corrupción? 


Con tan poco tiempo y con anteriores gestiones pusilánimes o entroncadas en las mafias que gobiernan Lima, no es
fácil exterminar la delincuencia y ordenar el transporte en un año o más que eso. El que no haya cambios rimbombantes y exorbitantes en Lima tampoco es
pretexto para criticar. Corrupción, nadie ha comprobado algo al respecto.


¿Quiénes la critican? 


Los ex municipales que se quedaron sin chamba o tal vez no quieren que se sepa nada de temas como Comunicore por ejemplo, los transportistas que manejaban las rutas de Lima y Callao a su antojo, los comerciantes que imperaban en la tierra de nadie junto a delincuentes y mafias parasitarias que trafican espacios, tiempos, lugares y
puestos. Y claro está, la eterna derecha mediática que no perdona el pasado insignificante de nuestra izquierda comunista y marxista que se asoció torpemente al terrorismo para sobrevivir.


El Metropolitano no es una maravilla de transporte pero valgan verdades te aminora los tiempos y es una opción que antes nadie intentó. Critican su lento accionar del orden de transporte, pero cuando se hace una obra como ésta también la critican…. ¿entonces?


En el caso del Mercado de la Parada era necesario terminar con un problema que se había inoculado ya hace más de 40
años en un “emporio comercial” que alimentaba no solo el desorden y el caos, sino además la formalidad, la delincuencia, el lumpen organizado, el tráfico de drogas, el alcoholismo, y sobre todo la germinación de graves enfermedades como el TBC y la Tifoidea (VER ESTADÍSTICAS DEL MINISTERIO DE SALUD).


No voté por Susana Villarán, no me es afín ideológicamente, tal vez no votaría por ella en otra ocasión, solo me simpatiza por el trabajo que hizo por la policía algunos años atrás y porque es una melómana empedernida tan igual como este humilde servidor; sin embargo me resulta injusto el cargamontón que se le hace por intentar hacer algo que nadie se atrevió a hacer.  


Si la revocatoria procede como al parecer se entiende, entonces estaríamos ante una nueva historia repetitiva de
la izquierda, de negarnos una buena alcaldesa que pudo haber sido y no lo fue, por la insana amargura afiebrada de su clan endógeno que siempre se margina, y sobre todo, por la de sus eternos rivales que atacan siempre y nada los satisface.



Admin · 993 vistas · 0 comentarios
Categorías: LITERATURA

Vínculo permanente hacia el artículo completo

http://marciano-soy.blogactivo.net/Primer-blog-b1/LA-HISTORIA-DE-SUSANITA-LA-ROJITA-b1-p66.htm

Comentarios

Este artículo no tiene Comentario por el momento .....


Escribir un comentario

Estatuto de los nuevos comentarios: Publicado





Se mostrará tu URL


Por favor introduce el código contenido en las imágenes.


Texto del comentario

Opciones
   (Salvar el nombre, el mail y la URL en los cookies)