Calendario

Marzo 2013
LunMarMierJueVierSabDom
 << <Avr 2019> >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Anuncio

¿Quién está en línea?

Miembro: 0
Visitantes: 2

rss Sindicación

Anuncio de los artículos posteados en: Marzo 2013

22 Mar 2013 

Si alguien creyó que con el triunfo del No la izquierda peruana se fortalecería, sin duda estaba completamente equivocado. Si bien es cierto esto se preveía, la maldición de la izquierda en comicios eternos todavía continúa y continuará si no encuentra un líder honesto de ancha base que sepa canalizar todos los votos y simpatías que arrastran las diversas agrupaciones sociales y políticas que flotan como islas en un archipiélago nacional aislado uno de cada otro aunque hablen el mismo idioma.

¿La gente votó por Susana Villarán? NO. Aunque suene perogrullo. La gente votó por evitar un cambio, por miedo, por desinformada o porque creyó que estaba en peligro la institucionalidad democrática de un sistema de consulta popular revocador que los mismos políticos que se rasgaron las vestiduras por esta revocatoria, la propiciaron años atrás.

¿Quiénes ganaron? Sin duda ganó la democracia, los que creen en los valores adherentes a la libertad y la justicia, los que todavía confían en el sistema electoral que se encarga de elegir autoridades, de sacarlos si no cumplen y de darle justicia política a través del escrutinio. Ganaron los electores quienes participaron de una fiesta democrática, aunque valgan verdades estuvo ausente el debate y las ideas, y más bien se empoderaron los insultos, las zancadillas y hasta el lenguaje procaz.

¿El Partido Aprista ganó o perdió?, interesante dilema que mi amigo Javier Barreda elucubró en un impecable artículo hace unos días. Sin embargo creo yo sinceramente que ganó. ¿Por qué? Muy simple, el aprismo no participó de las dos últimas contiendas electorales que se suscitaron el país, estaba adormecido y hasta atareado, cuestión imperdonable para un partido con la historia que arrastra éste. El ejercicio político de debatir, manifestar, opinar, representar y movilizar, hicieron que el partido del pueblo resurgiera otra vez en las calles y tomara protagonismo, más aun cuando los verdaderos personajes que iniciaron la revocatoria se fueron autoexcluyendo por su postura o porque no daban talla a una contienda política de vida o muerte, situación que el Apra ducho en estas lides, asumió por convicción y lealtad a sus principios.

En conclusión,  los que votaron por el “SI” lo hicieron con más convicción que los que votaron por el NO, quienes como ya explicamos, más lo hicieron por mantener la situación en completa “tranquilidad” y así evitar “sobresaltos” en la democracia que aquejen en el futuro a uno u otro. Partiendo de ello, aducir que Villarán está expedita para las próximas elecciones después de estas contiendas electorales es alucinar más que Gregorio Santos fuera presidente. Aunque “Tierra y Libertad” de Maritza Glave crea lo contrario.  

¿Qué otros partidos se vieron fortalecidos? Perú Posible trató de levantar cabeza y embanderar el NO con Annel Townsend, sin embargo pocos encontraron su afiliación a la causa por un tema partidario, por el contrario, vieron su afiliación por una cuestión independiente, la poca presencia de Toledo no ayudó a describir la situación y el poco caudal electoral de la chacana se hizo humo y no reflotó.

Lourdes salió a la palestra otra vez, aunque decir que gracias a esta elección las presidenciales están a la vista es descabellado, pues el PPC no es el Perú, tal vez Lima, pero no más, y como ya escribimos líneas arriba, el voto del NO fue por todo menos por convicción, ni partidismo. Pensar en las próximas municipales si sería una buena opción para los Kids de Bedoya Reyes.

El fujimorismo y el oficialismo brillaron por su ausencia, el primero ya lo sabemos, porque no deseaban “quemarse” con un pleito que en principio asumieron, pero con los días hicieron que se cruzaran de brazos y silbaran mirando al techo. Sin duda su agenda estaba en otro lado. Los segundos no estaban dispuestos a arriesgar por Villarán, aunque el pase de Favre haya sido tal vez lo mejor que pudieron hacer en beneficio de Susanita

Finalmente Castañeda con Solidaridad Nacional perdieron tanto por no salir a dar la cara en vez de darla, cuando todos sabíamos que él también empujaba desde la oscuridad. Lo único que ganó es a una Juárez que podría ser su delfín en las próximas lides ediles.

El escenario no es el mismo ahora, la victoria pírrica de Villarán se hará inviable en su gestión cuando se encuentre tal vez con una oposición que le dé la contra a todo, que lejos de continuar avanzando, sin duda, neutralizará las pocas buenas intenciones que tenga en mente, volviendo al principio de la idea original de este artículo, que la maldición de la izquierda peruana parece ser sempiterna y por las eternidades.

. 

Admin · 853 vistas · 1 comentario
Categorías: LITERATURA